¿Por qué leer?…porque es divertido

Written by Edumanía Podcast on . Posted in Promoción de la lectura

Eli

En esta ocasión me dispongo a compartirles mi experiencia como promotora de lectura, y algunos conocimientos que he obtenido de ésta, la cual ha surgido de leer con niños de todos los grados, en escuelas primarias públicas, durante dos ciclos escolares. Como toda experiencia, la mía suele ser muy diversa de la obtenida por otros promotores, por lo cual no busco hacer generalizaciones, ni crear verdades absolutas, pero sí buscó compartirles mi perspectiva para que a partir de ella podamos construir una mirada más amplia sobre lo que es la  promoción de la lectura.

Una de las preguntas que me ha acompañado durante mi trayecto como promotora de la lectura es la siguiente: ¿por qué leer? Actualmente, el discurso educativo señala que la lectura es importante por varias razones, entre ellas, porque se mejorara el aprendizaje, se desarrollan capacidades de atención, reflexión y pensamiento crítico,  porque aumenta el bagaje cultural, se desarrolla la creatividad, se disminuyen las desigualdades, entre muchas cosas más.

Desde luego, la lectura aporta a nuestras vidas más de lo que imaginamos. Los que nos dedicamos a leer constantemente, sabemos muy bien que leer nos ayuda a  mejorar nuestra escritura, comprensión, juicio, y aumentan nuestros conocimientos. No obstante, cuando se trabaja con niños este discurso suele ser inservible porque, generalmente, a los niños no les interesa ni mejorar su escritura, ni su juicio, ni su pensamiento crítico. El interés de los niños es otro.

Lo que yo he percibido es que el interés de los niños es divertirse, así como se oye: ¡Divertirse! Sin embargo, este interés choca con los intereses de las autoridades educativas, que están más centradas en la fluidez y la velocidad de la lectura, y en incrementar el número de libros leídos,  que en valorar las emociones y los sentimientos que experimenta el niño.

Desde luego, para que un niño se divierta leyendo me parece que se requiere de dos factores fundamentales: 1) que el mismo promotor de lectura se divierta leyendo,  y que a la vez sea capaz de transmitir a los niños su alegría y  gusto por leer, y 2) contar con libros que cautiven a los niños, que sean compatibles con sus intereses y deseos, ya que la mayoría de las veces  los libros con los que cuenta la escuela  son aburridos para los niños. Al respecto, me parece que lo peor que puede pasarle a un niño es que se le obligue a leer un libro que no le gusta ni le interesa, y que además se le obligue a escribir un resumen o un control de lectura, ya que esto en lugar de acercar a los niños a la lectura, simplemente los aleja.

Entonces, volviendo a la pregunta que siempre me ha acompañado, hoy me atrevo a decir que hay que leer porque simplemente es divertido. Y así, cuando el niño ingresa al mundo de la lectura porque la considera  divertida, cuando se le da permiso al niño de que se divierta leyendo, de que explore sus sentimientos y emociones, los demás beneficios de la lectura vendrán por añadidura.

Ángeles Elizabeth Ramírez Domínguez, es egresada de la carrera de pedagogía de la facultad de Filosofía y Letras de la UNAM,  y estudiante de la carrera de Psicología en la UNAM