La Educación en los medios 20.01.2020

Educación Superior

Semana crucial para la UNAM. Semana clave la que empieza en la máxima casa de estudios, pues parece haber avances en las negociaciones con las paristas que tienen bajo su control las prepas 9 y 7 y la Facultad de Filosofía. Aunque habrá que ver si las medidas que implementa la Rectoría, a cargo de Enrique Graue, para atender la violencia de género, son apreciadas. Para empezar, las unidades de atención que ofrecen activar acompañamiento y mecanismos de protección a las denunciantes, las cuales antes no existían o se señalaban de inefectivas. “Sin denuncia formal, no hay avance legal”, dice la UNAM en clips que difunde en redes sociales, en lo que puede considerarse un llamado a que las pongan a prueba, pero que apela también al debido proceso para los acusados. La UNAM muestra voluntad. La debe mantener y las paristas, tomarla en cuenta para avanzar.  (Rozones, Razón)

Violencia

Apuntes sobre Torreón. A los seres humanos nos disgustan las respuestas multifactoriales a los fenómenos. Creemos que hay una gran dosis de ambigüedad que solamente esconde una verdad escalofriante: nuestra total ignorancia e indefensión frente a sucesos que pulverizan la lógica. Sin embargo, éste es un caso originado por diversos factores. Asignar el total de la responsabilidad a uno solo, es juzgar con enojo y prisa lo que llevó años torcer hasta llegar a esa mañana aciaga en el norte del país.Siempre hablamos de las consecuencias sociales inexploradas que el uso intensivo e indiscriminado de las redes sociales y los teléfonos móviles tendrían en nuestra sociedad. Lo de Torreón es un botón de muestra. ¿Qué tan lejos debe estar un padre o un tutor de sus hijos para desconocer que planea un ataque así?, ¿de qué tamaño es el abismo que hemos trazado entre nosotros para desconocernos frente a frente y sólo reconocernos en el reflejo de una pantalla que cabe en la palma de la mano? ( David Penchyna, La Jornada)

 

Por una niñez y juventud libre de violencia. No puede haber indiferencia ni omisión, tampoco olvido; sólo la memoria nos mantendrá alertas y nos impulsará a la acción. Las motivaciones y circunstancias concretas de lo sucedido en Torreón serán determinadas por las autoridades judiciales y por lo tanto están fuera de la intención y alcance de este artículo. Ya se conocerán en su momento. La reflexión posible es, entonces, de naturaleza amplia: en nuestro país hay ahora 32 millones de niñas y niños menores de 14 años. Sin dramatismo ni exageración, convengamos en que ellas y ellos han vivido toda su existencia en un entorno, cercano o distante, de inseguridad, violencia y miedo. (Mauricio Farah, El Heraldo de México)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *