La Educación en los Medios 04.02.2020

Educación Superior

¿A QUIÉN le conviene debilitar a Enrique Graue como rector de la UNAM? La pregunta viene al caso porque hay ocho escuelas en paro y para hoy se está convocando a una huelga general en instalaciones universitarias. ORIGINALMENTE se suponía que era un movimiento estudiantil feminista para denunciar los casos de acoso y violencia sexual, así como la falta de perspectiva de género dentro de la vida universitaria. Sin embargo, las demandas han ido aumentando al grado de que, por ejemplo, en la Preparatoria 2, los paristas están exigiendo expropiar áreas del plantel para ellos y que queden impunes los destrozos que hicieron. A eso se suma la presencia de ultras que utilizan estrategias, más bien, de porros. EL CONFLICTO al que ninguna autoridad parece darle importancia ha llegado al grado de que alumnos y padres de familia de la Preparatoria 9 iniciaron clases este fin de semana fuera de su plantel, custodiadas por ellos mismos. La pregunta en todo esto es por qué Graue sigue sin señalar el espíritu por el que está hablando la raza puma. (Templo Mayor, Reforma)

 

QUE comienzan a destaparse algunas capuchas que cubren los intentos de desestabilizar a la UNAM y ahora se asoma el rostro de la delincuencia con la detención de Enrique del Carpio, de 18 años y supuesto estudiante de la Prepa 9, sorprendido en flagrancia por las autoridades capitalinas cuando intentaba abandonar el plantel con equipo de esgrima de esa escuela, que pronto cumplirá tres meses en paro. Y ahora ya fue tomada la Prepa 8… (Trascendió, Milenio)

 

En la UNAM ¿Feminismo? Mientras el Presidente refiriéndose a la UNAM expresa que en México no hay ambiente para conflictos, un conflicto agrio se ha instalado en la institución. En su origen hubo demandas más que justas sobre la violencia de género; esa violencia no es extraña: la UNAM forma parte del mismo entramado social de México, donde la impunidad ha dado paso a la implantación de una tendencia inefable, de horror, de violencia sobre las mujeres. Sí hay, Presidente, un gigantesco conflicto de violencia de género en el país, en la UNAM morigerado por los niveles educativos de la comunidad universitaria. Presidente: la UNAM es una valiosa institución del Estado. La desestabilización de la casa de estudios apunta sin remedio al Estado y al gobierno que usted preside. Las instituciones del gobierno no pueden ni deben escudarse en la autonomía universitaria para no utilizar los instrumentos de inteligencia necesarios para poner a la luz los intereses nefandos de quienes manipulan a las y los encapuchados. (José Blanco, La Jornada)

 

El tsunami de las mujeres en la UNAM. La fuerza que anima las protestas son jóvenes estudiantes universitarias. En el centro de su inconformidad se encuentran multitud de casos documentados de acoso y violencia de género (algunos hechos públicos en las redes), la inseguridad en los planteles y la negligencia de las autoridades. Acusan a los funcionarios universitarios de ser omisos a las necesidades de las alumnas y encubrir acosadores y violadores. Señalan que la UNAM no es un espacio seguro para las mujeres. Están convencidas de que el protocolo universitario para atender los casos de hostigamiento y acoso las deja solas. Hacer la denuncia formal –aseguran– es un proceso ineficaz. La universidad no les brinda protección ni las acompaña a ponerla. Además, la denuncia formal no garantiza consecuencias legales. Las autoridades universitarias parecen no enterarse de lo que tienen enfrente. Menos del rumbo que toma la confrontación. Lejos de solucionar el conflicto, los manotazos en la mesa del secretario general de la UNAM, Leonardo Lomelí Vanegas, exigiendo a las paristas que entreguen las instalaciones, o la decisión de que en la Preparatoria número 9 se den en las clases extramuros, van a exacerbar los ánimos. En lugar de escuchar los anuncios de la tormenta que se avecinaba, el equipo del rector Enrique Graue se concentró en sacar adelante su relección. Menospreció a las estudiantes e ignoró el calado de su inconformidad. En los hechos, hoy están rebasados. Y ni siquiera se dan cuenta de que lo están. Su operación política ha sido fatal. (Luis Hernández, La Jornada)

 

Otorgan a Ibero Torreón distinción de inclusión y accesibilidad. Por sus avances en la búsqueda de la inclusión como institución educativa, la Universidad Iberoamericana Torreón se hizo acreedora al Distintivo Empresa Incluyente «Gilberto Rincón Gallardo» que otorga la Secretaría del Trabajo y Previsión Social para reconocer a los centros de trabajo que aplican una política de buenas prácticas laborales en igualdad de oportunidades, de inclusión, desarrollo y la no discriminación de personas en situación de vulnerabilidad y/o que pertenecen a los grupos vulnerables de la sociedad. (Voces Ibero, Milenio)

 

La UNAM bajo asedio: ¿un problema de género? La impresión que uno empieza a construir es que, usando esta excusa, algunos actores políticos quisieran ver a la UNAM en crisis y parada. ¿Para qué? Para plantear su democratización, la suspensión de un examen de entrada, la defensa laboral de maestros aniquilada y, finalmente, su convicción en la educación de calidad, para beneficiar a los que no pueden tener otra entrada a la educación profesional y que por los errores de la educación básica hay que perdonar, para generar profesionales mediocres y ocupados, pero en la escuela. Como quisiera la 4T. La UNAM está bajo ataque, quien no lo quiera ver, es un ciego o un indolente. Ya se verá. (Miguel González, El Economista)

 

Ante el paro de actividades que mantienen diversos planteles de la Universidad Nacional Autónoma de México, que encabeza Enrique Graue, nos cuentan que académicos y estudiantes analizan la posibilidad de continuar con el ciclo escolar en sedes alternas a las Facultades y Preparatorias. Quienes proponen esa opción para no retrasarse en el semestre, dicen que harán llegar también a la Rectoría de la Máxima Casa de Estudios una sugerencia de que se inicien clases, talleres y cursos con enfoque de género en el que participen no sólo los alumnos, sino las autoridades y docentes de la institución. (A la Sombra, El Sol de México)

 

Encapuchados Saqueadores. A la radicalización sigue la descomposición. Luego de más de 80 días de tener secuestrada la Preparatoria 9 de la UNAM, en principio en nombre de una causa justa, como lo es el cese inmediato de la violencia contra las alumnas, la protesta estudiantil fue infiltrada. Vándalos profesionales que suelen actuar encapuchados para cometer sus fechorías, han tomado el lugar del alumnado agraviado. Uno de ellos, de nombre Enrique del Carpio, fue detenido en flagrancia cuando pretendía sacar de las instalaciones de la prepa valioso equipo deportivo. En este caso el encapuchado es mayor de edad, por lo que no será sencillo que se salga con la suya. (Pepe Grillo, La Crónica)

 

Delincuencia embozada. El arresto, este fin de semana, de uno de los activistas que mantienen secuestradas las instalaciones de la Prepa 9 de la UNAM por más de 10 semanas, seguramente minará la legitimidad de los paristas, pues el joven de 18 años de edad fue detenido por las autoridades cuando intentaba abandonar la escuela con equipo de esgrima de la misma. Pero además, el estudiante tampoco pertenece al plantel de Insurgentes Norte, sino que está matriculado por el CCH Azcapotzalco, ¡uf! Así que pasamos de paristas a embozados con actos de vandalismo. (Rozones, La Razón)

Pedagogía

 

La revolución del aprendizaje en la era de internet. Preguntarnos a estas alturas si la educación debe o no aprovechar las herramientas de internet para enseñar mejor es equivocarnos de reto. El mayor desafío consiste en aceptar que la educación, históricamente atenta al arte de transmitir, tiene ante sí la tarea de repensar su función en un escenario donde las posibilidades de aprender se han multiplicado. La cultura del DIY (Do it Yourself), con videos en Youtube para aprender a tocar la guitarra o resolver ecuaciones trigonométricas; o páginas de Facebook y comunidades virtuales con quienes comparten nuestros intereses o problemáticas; o los Cursos Masivos en Línea (MOOC, por sus siglas en inglés), en los que acceder a contenidos educativos de las mejores universidades del mundo sin necesidad de pagar matrícula; en fin, las posibilidades para aprender son casi ilimitadas y plantean una pregunta inquietante: ¿para qué sirve, pues, un profesor en estos tiempos? De hecho, para aprender no se requiere necesariamente alguien que enseñe y sí, en cambio, práctica e interés. Es así como hemos adquirido, por ejemplo, el idioma que hablamos desde niños o la habilidad de montar en bicicleta. Sin profesor, sin un programa de estudios y sin evaluación. Lo anterior, sin embargo, no significa que los profesores salgamos sobrando en esta era digital. Muy por el contrario, son tiempos donde más que nunca necesitamos guías, personas que desde su experiencia o conocimiento puedan ayudarnos a aprender. (Voces BUAP, Milenio)

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *