La Educación en los Medios 07.02.2020

Días Festivos

NO SE lo cuenten a nadie, pero Miguel Torruco tiene cita el lunes en Palacio Nacional con Alfonso Romo para tratar de persuadir al Presidente para que no dinamite los puentes vacacionales. EL PROPIO secretario de Turismo es un convencido de los beneficios de los fines de semana largos, y no de ahora sino desde sus tiempos de hotelero y dirigente empresarial. Hasta dicen que fue uno de sus impulsores. LO CURIOSO de la nueva ocurrencia presidencial es que el mandatario otra vez confunde la magnesia con la gimnasia, ya que los fines de semana largos no son un asunto de materia educativa, sino que están marcados como descansos obligatorios en la Ley Federal del Trabajo. Los asuetos que sí dependen de la SEP son los consejos técnicos escolares, como el del viernes pasado. ANTES, dichos consejos eran el último viernes de cada mes, pero en este ciclo escolar la SEP movió algunos para generar más megapuentes: de 4 días en marzo y de 5 días en mayo, lo cual hace pensar que tampoco Esteban Moctezuma los ve con malos ojos. (Templo Mayor, Reforma)

Educación Inclusiva

Educación inclusiva, sociedad inclusiva. En reconocimiento a la especial relevancia que tiene el derecho a la educación como la puerta de acceso a otros derechos fundamentales, la Corte ha dictado diversas sentencias como la que recientemente emitió la Segunda Sala sobre educación inclusiva, en el caso de una menor con discapacidad que al ver frustrados los intentos para acceder al sistema educativo, acudió junto con su padre en demanda de amparo.La Segunda Sala, atendiendo a la normativa nacional y la de orden internacional que obliga al Estado Mexicano, destaca que la educación inclusiva se concibe bajo una nueva comprensión basada en un principio ya no de segregación, sino de privilegiar en la medida que sea posible que todos los niños estudien juntos, sin establecer ningún tipo de diferencias, reconociendo que todos tienen características, intereses, capacidades y necesidades de aprendizaje particulares y que los alumnos con necesidades educativas especícas deben tener acceso al sistema de educación general y encontrar acomodo en él mediante una pedagogía centrada en el niño. En este contexto, considerando que conforme al artículo 3º constitucional, la educación que imparte el Estado debe ser inclusiva, así como que la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad impone a los Estados el deber de asegurar que las personas con discapacidad puedan ejercer el derecho a la educación sin discriminación y en igualdad de condiciones, la Sala determinó que las autoridades responsables incumplieron estos mandatos y las obligaciones que en lo particular establecen la Ley General de Educación, la Ley General para la Inclusión, el Plan Nacional de Desarrollo, el Programa Nacional para el Desarrollo y la Inclusión de las Personas con Discapacidad 2014-2018. Por ello, resolvió conceder el amparo a la menor, con amplios efectos. (Yasmín Esquivel, El Universal)

Educación Superior

La UNAM y la violencia de género. Los datos que ha dado a conocer la abogada general de la UNAM, Mónica González Contró, de que se han presentado mil 195 quejas de violencia de género en el periodo 2016 a 2019 (denunciados: 188 académicos, 124 alumnos, 107 trabajadores) evidencian que la violencia contra las mujeres que prevalece y crece en la República, también se manifiesta de forma contundente dentro de las propias aulas de las universidades. En ese contexto, resulta legítima la demanda de la comunidad estudiantil de que haya acciones más contundentes para combatir la violencia de género, pero también es cierto que en esta coyuntura otro tipo de intereses ajenos a la comunidad universitaria se han aprovechado de este problema. ¿De qué otra forma se puede pensar, si en cada manifestación hay personas que se presentan encapuchadas y vandalizan las instalaciones universitarias tratando de provocar una reacción violenta en su contra? Aun cuando no permiten que las cámaras de los medios de comunicación los filmen, las imágenes de la destrucción quedan a la vista después de su paso. (Ruth Zavaleta, Excélsior)

 

La UNAM, tesoro de todos los mexicanos. Vaya que el problema en la UNAM sobre la violencia contra las mujeres y los feminicidios es muy grave. Pero no es un problema exclusivo de la Universidad, es un flagelo que azota al país y a gran parte del mundo. La autonomía no hace de la Universidad una isla, está en el contexto nacional. Bien dice José Blanco que hay intereses inconfesables en la problemática. El presidente López Obrador habla de una mano negra metida en los paros de la UNAM. Tanto Blanco como AMLO tienen mucha razón. Blanco conoce a fondo la UNAM: fue director de la Facultad de Economía y funcionario universitario. Ya sabemos que sí hay quienes quieren desprestigiar a la UNAM y hasta destruirla. Esa es una historia conocida. El problema es de todos los universitarios: alumnos, docentes investigadores y trabajadores. En todos y cada uno de ellos está la responsabilidad de cuidar la seguridad y la dignidad de todas las universitarias. Lo deben hacer porque la UNAM es un enorme tesoro de los mexicanos. Sin esta casa de estudios es impensable el México moderno y su contribución al avance del país. (Correo Ilustrado, La Jornada)

 

UNAM. ¿Dónde está el enemigo y a quién limitar? ¿Quién es ese fantasma cruel que lentamente nos va asfixiando? Aun cuando pudiéramos detener la crueldad sangrienta, una crueldad síquica suple los métodos sangrientos y continúa inventando nuevos recursos. Si hay algo irreductible en la vida del ser vivo que llamamos hombre es que la sique en la vida del ser animado es la posibilidad de la crueldad, la pulsión del mal por el mal, de un sufrimiento que jugaría a gozar del sufrir, de un hacer sufrir o de un hacerse sufrir por placer. Como dice el editorial de nuestro periódico: ‘‘Es necesario exhortar a las autoridades y a los movimientos estudiantiles legítimos a emprender la construcción de un lenguaje común que les permita aislar a los estamentos porriles que se han infiltrado en una lucha de indudable mérito y a trazar una línea clara entre lo justo y lo indefendible”. La defensa de la autonomía universitaria ayer como hoy requiere de un trabajo permanente que ha dado a la universidad su valor y fuerza. Aún sigue siendo válido el lema ‘‘Por mi raza hablará el espíritu”. (José Cueli, La Jornada)

 

Graue, la UNAM y ‘La Mano Peluda. Mientras tanto, propongo otra explicación: hace más de tres meses, tres meses, insisto, cuando el asunto arrancó, no se atendió. Andaban en lo de la elección. El asunto creció y se pensó cualquier cosa. De hecho, muchas de las peticiones de los grupos de mujeres que hoy las autoridades se apuran a cumplir estaban planteadas desde entonces sin respuesta. Asunto que no se atiende, pues se jode. Y las demandas crecen porque las primeras no se atendieron. Y las soluciones tendrán que ser más grandes y profundas. Y sí, hay también alumnas y alumnos radicalizados y encabronados. Sí, señor rector, también hay universitarios así. Y sí, algunos grupos anarcos o violentos se han montado y montarán, como en otros movimientos. Pero nada quita las razones originales de esto. Este es un asunto de la UNAM que la UNAM debe resolver. Hasta no tener evidencia concreta, lo otro dejémoslo para La Mano Peluda en las noches de radio. (Carlos Puig, Milenio)

 

La UNAM, vulnerable y revuelta. La UNAM está al garete por la acumulación de delitos que ahí se cometen sin que las autoridades reaccionen a tiempo. Está débil por la falta de respuestas institucionales adecuadas a una realidad inocultable, que es la violencia de género.Casi mil denuncias de violencia sexual se acumularon en los tres primeros años del rectorado de Graue, y se comenzó a investigar y a sancionar a partir de los paros y protestas. Hasta los alumnos de la siempre institucional Facultad de Arquitectura votaron, credencial en mano, ir a paro. El problema es real y no tuvo una respuesta diligente. Hace cuatro años Enrique Graue decidió prescindir del grupo de inteligencia de la UNAM, dirigido por Jaime Vázquez, y se presentó como un logro democrático y el fin al espionaje en la Universidad. Se cortaron un brazo, pues perdieron capacidad de anticipación ante sucesos violentos e interlocución con grupos de trabajadores y alumnos que permita identificar corrientes y tendencias. Saber qué están haciendo. (Pablo Hiriat, El Financiero)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *