La Educación en los Medios 13.02.2020

Educación Básica

¿Aprender historia por Discovery Channel, Netflix o Amazon? Nuevamente está sobre la mesa aquella reforma educativa de 2005 con la que desapareció la historia de la enseñanza secundaria. Tal “decisión exterminadora” era contra la historia de la nación y el mundo hasta el siglo XV, “con excepciones —obviamente— de la transición democrática en México en el año 2000”. Tenía que ver también con el “desvanecimiento” de la enseñanza del civismo, la ética, dos años de geografía y que las “prioridades” serían la lengua (sin literatura), matemáticas, ciencia y tecnología. La enseñanza cívica y ética a nivel formativo había sido eliminada antes. Desde principios de la administración de Miguel de la Madrid se “abandonó la visión humanista de la educación pública por políticas de enseñanza pragmáticas, utilitarias y acordes con los intereses y la lógica del proyecto neoliberal”. Frente a la poca o nula importancia que un sector de la población le da a la necesidad de formar nuestros valores cívicos e históricos, es fundamental que se refuerce su enseñanza en la escuela, así como también en los hogares. Desde luego que los llamados “puentes cívicos” son importantes para el crecimiento de la economía de diversos centros vacacionales, sean de esparcimiento o de conocimiento. Por esto, habremos de esperar en qué sentido llegará al Congreso la iniciativa del presidente López Obrador para regresar los días festivos a fechas históricas conmemorativas.Desde luego que no podemos estar esperanzados a aprender historia o civismo a través del cine al estilo americano por Discovery Channel, Netflix o Amazon. (Lucía Meza Guzmán, Excélsior)

 

Educación Superior

 

Artero ataque a la Universidad Autónoma de la Ciudad de México. Como señalamos en la entrega anterior, el pasado mes de enero, un negocio privado de nombre Centro de Estudios Educativos y Sociales (CEES) publicó un documento de 35 páginas con el pretensioso título Análisis de Desempeño de Universidades Públicas Estatales en México (sic). La lectura de este documento permite afirmar que ese título es un engaño, ese supuesto análisis no es sino un artero juicio sumarísimo de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM). Con base en ese análisis, el diario Reforma publicó dos escandalosas notas (una titulada Sale cara la UACM y los alumnos no rinden y la otra Salen peor evaluados tras pasar por la UACM); estas notas y el análisis en que se fundan, difaman a esta universidad y afectan los intereses de sus maestros, sus trabajadores y sus estudiantes. El análisis no valora que la calidad de los académicos de la UACM tiene otros indicadores, distintos a los grados académicos. Por ejemplo, entre sus académicos, dos que no tienen ni siquiera licenciatura han sido merecedores del Premio Nacional de Ciencias y Artes, entre otras numerosas distinciones, y otros muchos profesores de la UACM han sido merecedores de reconocimientos y premios de prestigiadas instituciones académicas. (Manuel Pérez Rocha, La Jornada)

 

La UNAM y la impunidad. La ineficacia universitaria para atender las quejas terminará por magnificar un reclamo que pudo atenderse a tiempo con respeto a la perspectiva de género y a la justicia de cercanía. La mano negra advertida por presidencia inicia con la inactividad de los encargados de velar por la seguridad del alumnado, por su impericia en el manejo de contingencias sociales y por la falta de imaginación para atenderlas. Llama la atención que sea precisamente en la Máxima Casa de Estudios, centro de inteligencia y creatividad, donde no logren encontrarse vías eficaces para sancionar, con cárcel si es procedente, a perpetradores sexuales. Mientras, la UNAM está ya en el aparador mundial. Las escuelas privadas recibirán a miles de estudiantes deseosos de tomar clases sin enfrentarse a cierres escolares o agresiones, tanto de los depredadores sexuales como de los encapuchados capaces de dañar un patrimonio mundial: se daña a quienes no tienen los medios para pasar de la educación pública. La frustración y el enojo de las víctimas aumenta. Su atención debería ser prioritaria en el discurso y las acciones. Eliminar perpetradores sexuales daría renombre a la UNAM, le redimiría el honor perdido entre pintas y explosivos. (Ricardo Guzmán, La Jornada)

 

No hubo circo en la UNAM. Intensa discusión tuvo el Consejo Universitario en torno a las reformas a la normativa de la UNAM que convierten en falta grave la violencia de género. Pero lo relevante es que la histórica sesión se dio en un ambiente de civilidad, y hubo un acuerdo de amplio rechazo de la comunidad universitaria a todo tipo de violencia, la de género y la de los encapuchados. (Sacapuntas, El Heraldo de México)

 

UNAM, democracia sí, violencia no. En su primera sesión desde la reelección del rector Enrique Graue, el Consejo Universitario de la UNAM se expresó con firmeza en favor de la causa legítima de la lucha para erradicar la violencia de género al interior de una comunidad de casi medio millón de personas. A lo largo de una maratónica discusión en la que participaron 315 voces, fue claro, o casi, el rechazo a los ataques perpetrados por embozados por parte de esa “mano negra” que tiene secuestradas las instalaciones de una docena de escuelas. Si este mensaje lo arropan la mayoría de los universitarios, la vía institucional y pacífica tendrá cauces. Ojalá. (Rozones, La Razón)

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *